17 mar. 2010

un limpiador, que no dé asco

El de la foto es un escarabajo conocido, que se afianzó en una forma de vivir útil para él y para "los demás": recoger excrementos (que deben ser asimilados de algún modo e integrados de nuevo en el ciclo de la vida) y alimentarse de ellos. Está muy próximo en la idea a muchas bacterias y hongos que realizan un trabajo semejante. Un ejemplo de un modo de vida, un ritmo, y una forma de acompasarse al entorno. También está sometido a los mismos riesgos que los demás: cualquier ave insectívora, lo mirará chupándose la lenguecilla (leer más).

Follow by Email