31 mar. 2010

las estrellas de la infancia, ¿las recordáis?



¿Os acordais de las estrellas que veíamos en las rocas de los arrecifes, junto a las playas? Curiosamente, al igual que los delfines, los griegos las representaban en frescos, por su abundancia y su belleza. De ello puede dar buena cuenta Gerald Durrel (Mi familia y otros animales). Os dejo un pequeño resumen de quienes son estas señoritas (leer más)

30 mar. 2010

Melody Gardot

 Un descubrimiento, de la mano de "Dale otro uso", un fresco blog. Así da gusto. La jazzista de Philadelphia, con una historia también refrescante.



¡caracolas!

Estas caracolas están recogidas al azar en los paseos por las playas entre Bolonia y Valdevaqueros. Sin demasiado afán. Todo es agacharse un poco, limpiarlas, recogerlas, y luego secarlas. Son bonitas ¿verdad? Costó un duro esfuerzo convencer a Alarih de que debían estar ordenadas en una tabla. Pero finalmente nos pusimos de acuerdo (con varios juguetes como soborno).
No nos acordamos de que bajo ellas han vivido protegidos unos animalitos que las crearon como defensa y protección, y como esqueleto. Esto puede ser algo incierto, en el futuro. Aunque no se vea, el dióxido de carbono se disuelve en mayor cantidad en el mar (este lo absorbe naturalmente), y ello puede suponer un inconveniente para las caracolas y para más gente. Se ha comprobado que en ambientes con mayor acidez (lo que provoca el dióxido de carbono) estos esqueletos... se disuelven (leer más).

26 mar. 2010

el eucalipto, y nuestros suelos

En la Sierra de la Plata, entre Bolonia y Valdevaqueros (ya a pocos pasos de la última Tarifa), los riscos superiores nos muestran diferentes zonas, que son diferentes vegetaciones, que acaban teniendo diferente salud. Unos riscos al sur conservan su vegetación, grnades masas de lianas, matorral especializado en suelos secos, pinares. Otros al oeste han perdido su vegetación por los pastos hoy abandonados a las ayudas por la inactividad. Al Este, canutos mantienen la diversidad que obliga a visitarlos en tres estaciones. Y al sur, alguna zona está reforestada con.... eucaliptos. ¿Bien, mal? 

Su historia merece atención, enseña cosas sobre el proceder del antiguo ICONA, el comercio de madera, y lo más importante, lo que no consideramos vivo, pero lo está (o lo estaba): el suelo (leer más).

25 mar. 2010

en los ojos claros

¿Cómo decirte que lo hagas, insinuarte que lo seas?
¿Como provocar en ti la avaricia de ser, el acto rotundo
el arte de no dormir ante todo cuanto discurre en la vida?
¿Están en tu memoria los ojos que te vieron transparentes?

¡Cuida tu mirada, que la sepas tranquila,
no dudes, miren tus ojos sin parpadeo
a quien encuentres. En todo día.
Que sean el aire de tu mente.
lo estás dudando, ¿verdad?
Elige por quién, y que tus ojos miren por quien elijas.

¡Cuántos te están esperando! ¡Cuántos desean la blancura!
¡Cuántos te darían todo, y solo por tu voz, por tu presencia,
por tu no silencio que es música lenta!
Quien ya está, tiene cálida voz, y cálida mano.

© lajoyadelnilo 2010
a tres mujeres a las que tanto respeto
en agradecido silencio: Laura G., María y Covadonga.

24 mar. 2010

hada blanca, hada negra

Pues nada, que algunas cosas se hacen sin sabiendas o a sabiendas de que puedan dar resultados diferentes de los esperados. Y si además si no son visibles, pues mejor. Una palabra muy cachonda, que oiremos mucho en el futuro, es la epigenética. No es nada raro, todo lo contrario, es lo más natural que podamos imaginar. 

Tienes un plan preconcebido. Un atasco te retrasa, un olvido te deja sin teléfono, un encuentro te desvía. Y tu plan se ve modificado. Puede verse modificado hasta el punto de verse alterado o detenido.
Algo así es la epigenética. Los sucesos que se pueden presentar como un hada blanca o un hada negra. (leer más)


22 mar. 2010

al hilo de cómo suena el bolsillo

Ya que estoy en vena, y en breve se me irá por otro lado de más belleza y disfrute, pues voy a soltar lo que me brota. Y es que el bolsillo es una compleja traducción de nuestra educación para con cuanto tenemos en esta vida.

Qué prefieres, seguir haciendo algo que te empobrece, pagando por ello cada día un poco más de forma imparable, o dejar de hacerlo, y además volver a sentirte bien? Es una pregunta respondida, con trampa, lo reconozco.  Pero me expongo gustosamente a encontrar quien me diga que esto no es así. Hablo de un tema durito, está escondido en cada rincón de nuestra casa, de nuestras actividades, en nuestro balance. Es el coste de hacer las cosas mal, y seguir haciéndolas. (leer más)

21 mar. 2010

el pescador esclavo

Los cormoranes son tan buenos pescadores que han sido utilizados como esclavos para pescar, dándoles un "porcentaje" para su alimentación. En el norte de España, como es frecuente, ante la voracidad que muestran en algunos ríos y embalses, se pensó que debían ser cazados parcialmente para evitar la "plaga" que suponen. El método sencillo y rápido es lo español, y si huele a caza más (encima partiendo la idea desde autoridades oficiales...). Nada, que en cabeza vacía no cabe más que algo que no exija mucho esfuerzo. Aquí, todo lo que no hace "lo que debiera", es molesto o plaga, o sobra, o es inútil, o perjudicial. Salvo los toros, claro. (seguir leyendo)

20 mar. 2010

el mar "lo está pasando mal"



















La poesía de Pablo Neruda enseña cuanto hay de cierto en lo hecho con el mar. Otro ser más al que había que dominar, y ya está hecho, como bien lo canta Neruda. El resultado, prefiero contarlo después, es jugoso.


"...
Padre mar, ya sabemos cómo te llamas, todas las gaviotas reparten tu nombre en las arenas:
ahora, pórtate bien, no sacudas tus crines, no amenaces a nadie,
no rompas contra el cielo tu bella dentadura, déjate por un rato de gloriosas historias,
danos a cada hombre, a cada mujer y a cada niño, un pez grande o pequeño cada día.
todos los pobres que trabajan y digan, asomando a la boca de la mina:
"Ahí viene el viejo mar repartiendo pescado".
y la tierra con sonrisa marina. Pero si no lo quieres, si no te da la gana, espérate, espéranos, lo vamos a pensar,
vamos en primer término a arreglar los asuntos humanos, los más grandes primero,
todos los otros después, y entonces entraremos en ti, cortaremos las olas con cuchillo de fuego,
en un caballo eléctrico saltaremos la espuma, cantando nos hundiremos
hasta tocar el fondo de tus entrañas, un hilo atómico guardará tu cintura,
plantaremos en tu jardín profundo plantas de cemento y acero, te amarraremos pies y manos,
los hombres por tu piel pasearán escupiendo, sacándote racimos, construyéndote arneses,
montándote y domándote, dominándote el alma. Pero eso será cuando los hombres hayamos arreglado nuestro problema, el grande, el gran problema.
Todo lo arreglaremos poco a poco:te obligaremos, mar, te obligaremos, tierra, a hacer milagros,
porque en nosotros mismos, en la lucha, está el pez, está el pan, está el milagro."
fragmento de Oda al Mar (Pablo Neruda)


Algo le pasa al mar, que no parece el que era. (leer más)




cosas que serán habituales

Cuando entré en casa hoy, estuve a muy poco de ponerme a escribir sobre la luna que teníamos en estas tierras esta noche. Se insinuaba tras las brumas de noche. Seductora. Pero me he desviado. El correo de ayer me ha picado enormemente, y como ya estoy en vena de no parar de hacer lo que me apetece, pues hala, a ello vamos.

Cuando tenemos que reponer el frigorífico, tan tranquilos compramos todo, dispuesto en las estanterías, reluciente, con magníficos sabores que se intuyen, que no imaginamos en absoluto que en pocos años nos habituaremos a ver la realidad de ese mundo irreal, el de los hipermercados. Como nos acostumbramos a los derechos, a la ley, a todo lo bueno, a todo lo que nos tranquiliza. 

Los campos de cultivos son los culpables del post. (leer más)

18 mar. 2010

como una cabina telefónica


Hoy he recibido un correo (Monsanto, la multinacional química, tiene el campo abierto a los transgénicos en España) que me ha recordado dos asuntos pendientes por publicar, que merecen la atención. Estos dos asuntos son la intervención humana en los genes de los seres vivos (modificación genética) y la circulación ya permanente de sustancias químicas en nuestra vida. 

Las cabinas telefónicas que usábamos hará 15 años, te obligaban a introducir monedas para poder efectuar una llamada. Cuando no disponías de cambio exacto, o no era posible esto, tenías que perder el dinero sobrante. Porque no merece la pena, es un esfuerzo inmenso, demasiado complicado, imposible llevar a cabo la reclamación por semejante importe, contra una compañía tan grande.


No, no estoy enfadado por eso, utilizo un símil. La cabina telefónica es un símil de lo que ocurre cuando sospechamos que algo es incorrecto, nocivo, tóxico, puede serlo, es un riesgo: pero nos damos cuenta de que el tiempo, el importe, el personal necesario y el esfuerzo para investigar, demostrar, denunciar, durante años, este riesgo, es una labor inasequible para un individuo. Este es el territorio en blanco que queda entre las grandes compañías farmacéuticas y químicas, y nosotros. Si creemos que un producto, un método, un procedimiento de trabajo es peligroso, u otro adjetivo más contundente, debemos salvar una distancia: demostrar que es así. Y esto es muy costoso. Bayer, es un ejemplo, y no el más grande. Viene al caso de la directiva europea que abre las puertas al cultivo de transgénicos en España, la papa no es la primera. Ojalá no debiéramos leer, comentar, escribir, escuchar o pensar sobre esto, pero esto es la atmósfera de sucesos en la que vivimos (leer más).

Mientras tanto, en España, en cualquier población, el día que toque, seguimos concienciándonos y celebrando el día de algun ser vivo, poniendo carteles, editando cientos de trípticos, creando edificios  de miles de euros para nuestra concienciación, desplegando al aire libre mesas con lunchs gratuitos para solaz de nuestra conciencia. Y con ello, y un bizcocho, somos felices. Felizmente idiotas.

17 mar. 2010

un limpiador, que no dé asco

El de la foto es un escarabajo conocido, que se afianzó en una forma de vivir útil para él y para "los demás": recoger excrementos (que deben ser asimilados de algún modo e integrados de nuevo en el ciclo de la vida) y alimentarse de ellos. Está muy próximo en la idea a muchas bacterias y hongos que realizan un trabajo semejante. Un ejemplo de un modo de vida, un ritmo, y una forma de acompasarse al entorno. También está sometido a los mismos riesgos que los demás: cualquier ave insectívora, lo mirará chupándose la lenguecilla (leer más).

13 mar. 2010

Delibes

Me agrada encontrar tantas referencias de sentimiento hacia Miguel Delibes, eso muestra que existe algún tipo de sintonía con la persona que escribió, con su "mano", o con su pensamiento.  es que a mí me resultaba una persona con cimientos personales, de ideas limpias y claras. Y poco más basta. Me recuerda con una fuerza tremenda a otra persona a la que tengo un cariño escondido, a mi padre. Y el porqué se puede explicar, y espero que entender también. Pero Delibes tiene un rasgo que no es el más habitual en hombres de su generación, sean periodistas o no: la capacidad de exteriorizar, exponer sin vueltas los sentimientos y sus propias reflexiones sobre ellos.

Yo no sé si seré un caso raro, pero tengo asociada en mi mente un objeto a toda la generación a la que le perteneció, al menos a algunos de ellos; la cocina económica. Estaban presentes en muchas casas, donde eran combustible habitual el carbón y la leña. Y también estaba presente el frío: yo diría que hasta se oían las cosas con otro timbre (¿será el eco de los recuerdos?). Esas cocinas están asociadas en mí a una vida lejana de la actual, y no sólo por el tiempo: en realidad, por las relaciones, por el día a día, por el mundo mental de esos años (con lo bueno y lo malo de ellos (no quiero ser un romántico sin sentido). Hará muy poco tiempo, Rafael (un andaluz sexagenario que intenta seguir trabajando su animales como "siempre lo hizo", a contracorriente de la actual situación) me contaba su niñez, la vida con sus padres, la muerte de algún hermano, el trabajo, el trabajar del horno de pan, los viajes en burro para llevar a sus hijos a la carretera y dejarlos en el autobús del colegio; en fin, cosas de campo, de gente que habita el amanecer y el atardecer donde y como no lo hacemos los demás. Y Delibes me recuerda estas cosas: gente así, ideas sencillas y honradas, casas con hogares , no siempre con todo el cocido, pero siempre con un fundamento, un trato. Yo no sabría decir muy claramente qué entreleo en Delibes: es similar a lo que entreleo en ésa generación. Puede ser una forma de razonar; puede ser una forma de actuar y tomar las situaciones por los cuernos; puede ser la "Carta Magna" de una generación. Hoy despreciamos eso, pero de algún modo, eso era reflejo del mundo intenro de esas personas.

Dos contestaciones suyas a dos preguntas, me encantan, entre otras cosas por su sencillez.
..."Desgraciadamente, herida de gravedad. Su destino no podemos preverlo. Creo que aún está en nuestras manos salvarla, pero ¿nos vamos a poner de acuerdo para hacerlo? Estamos tan bien instalados en la abundancia que no es fácil convencer al vecino de que se sacrifique seriamente para impedir el calentamiento del planeta y hacerlo invisible para millones de personas. El momento es crucial para que el hombre nos dé la medida de su sensibilidad." (...) "Es algo que suele suceder con las muertes: lamentar no haberles dicho a tiempo cuánto las amabas, lo necesarios que te eran". (...) "El amor llega a ser una costumbre y no reparamos en sus efectos. Por eso yo lamentaba no haberle dicho a tiempo cuánto la amaba y cuánto la necesitaba. Era un sentimiento de pérdida tan hondo que no me consolaba de haberlo silenciado".

Es de agradecer su palabra, antes que nada, ¿no?
Otra forma de leerlo, sería ésta música.



Ayer me sorprendió este video.

Sáenz de Santamaría llora emocionada la muerte de Delibes


12 mar. 2010

el alcornocal: intenta mirarlo de otro modo

Partiendo desde la primera sierra frente a Tarifa, hasta el norte de Cádiz, junto a Grazalema, una extensión que esconde una cuantas preciosidades se desparrama por todas las sierras prebéticas. El parque de los Alcornocales. Algunos tramos de la gran cantidad de kilómetros de carreteras que lo recorren -antiguas, de esas que poseen protecciones de cemento en los bordes-, dan acceso a pistas o caminos para introducirse en estos bosques, y es muy gratificante el hacerlo. Esconde en su territorio pueblos pequeños muy españoles, pequeñas vaquerías, prados y crestas de piedra caliza muy montañeras. En algunas fincas, los sarcófagos labrados en piedra hace miles de años, se mantienen dentro de las propiedades, en el patio de alguna casa. Los sotobosques, las riberas de los riachuelos, te pueden obligar a a parar, y fijarte en quienes viven extendiendo sus ramas, o entremezclándolas con las del vecino. El alcornocal es un "caballero" al que merece la pena conocer con calma. (leer más).

11 mar. 2010

la carabela portuguesa

Los últimos días de temporal han traído desechos, algas, conchas de bivalvos, y carabelas portuguesas.


Estas poseen simetría radial, pertenecen al grupo (filo) de los cnidarios: poseen células especializadas (cnidocitos) en la captura de otros animales, con unos orgánulos urticantes (nematocistos). Los tentáculos se extienden verticalmente alrededor del orificio o boca. Poseen neuronas muy básicas (protoneuronas) dispuestas radialmente a lo largo de un plexo nervioso difuso, sin la organización de un verdadero sistema nervioso; órganos sensoriales (estatocistos, del equilibio; ocelos, fotosensoriales); su locomoción la logran mediante contracciones del tejido.

Como cazadores, son eficaces: los nematocistos son células especializadas en el disparo de veneno (una neurotoxina). Un filamento (pongamos una cuerda) recogido y enrollado en el interior del cnidocito (pongamos un balón) se encuentra cerrado por un opérculo (pongamos una tapa) con una presión osmótica interior de 140 atm (140 veces la presión atmosférica, pero pongamos una diferencia de concentración en sal): la estimulación del cnidocito abre el opérculo, invadiendo el agua el "balón", saliendo la "cuerda-látigo" (cnidofilo) a una velocidad aproximada de 2 m/s, y su aceleración es de casi 30.000-40.000 veces la de la gravedad terrestre. En el final del "látigo", unas púas (pongamos cuchillos) se dirigen al animal atacado, inyectando el veneno.

 Adaptados a la flotación o al arrastre en aguas de la colonia de organismos (sifonóforos), cumplen dos etapas en su vida: el individuo móvil es la medusa, el fijo es el pólipo,  pudiendo así vivir en el fondo (hábitat bentónico) y en aguas abiertas (hábitat pelágico). La carabela portuguesa es una colonia de individuos: viven aislados o en simbiosis con otros animales. El flotador que vemos es un pólipo hinchado con gas (neumatóforos), que ejerce la función de vela. Son colonias que forman parte del plancton permanente (holoplancton), y particularmente de la capa de vida  superficial marina (pleuston).


¿Quién es el principal predador de la carabela portuguesa? Glaucus atlanticus, un molusco que vive flotando con la cabeza en superficie. Caza la carabela, selecciona los "mejores nematocistos, y así se rearma con ellos, convirtiéndose en un atacante más peligroso que ésta. También lo son la tortuga boba (Caretta caretta) y la tortuga laúd (Dermochelys coriacea).

Siendo propias de aguas templadas o tropicales, el aumento de la temperatura media de los mares puede ser un factor que incremente su presencia en latitudes inferiores, junto con la presencia de residuos en las zonas costeras.

Una brizna de música?

8 mar. 2010

la orientación, el norte, caminos

Cualquiera dirá que la foto está mal realizada por estar inclinada. Poco importa si refleja la situación por la que pasa una sociedad: debiendo servir de referencia a la navegación, sin embargo está inclinada hacia algún lado, de carácter dudoso. En Andalucía ocurre como en cualquier otro sitio pueda ocurrir: la vida, las prácticas, las personas, los hábitos, todo puede encontrarse de todos los colores. Encuentras andaluces muy grandes, con mente clara, personalidad y al tiempo sencillez; y andaluces pequeños, que nada tienen que enseñar a los primeros. Y esto no va por castas. Ni por clases sociales. Es una característica independiente del lugar geográfico o idioma, de la raza o sexo, la que se encuentra o no se encuentra, y permite que las cosas crezcan, o no crezcan: la dignidad personal. El andaluz digno (y los hay, es de verlo que los hay, un regalo) reconoce que en su tierra es tradición el hundir a las gentes en la continuidad de la ignorancia, de la tradición sin sentido, de lo fácil: y esto desde las instancias más poderosas, que no son únicamente ni las oficiales ni las legales.
Quiere la ironía ser que una tierra con especiales valores naturales haya sido secularmente abandonada y arrasada. Que el delito sea tan necesario en ocasiones que difícilmente sintamos que pueda ser juzgado. Que el abandono personal acabe con cualquier criterio indispensable en la vida. Que la sinrazón acabe convirtiendo en un loco a quien pretenda seguir siendo lo que es como se le permite, agricultor. Que se convierta en inteligencia el vivir riéndose de todo por costumbre y apego.
Hasta morirme me alegraré de ser independiente de raíz.
.

7 mar. 2010

Masanobu Fukuoka

El 16 de Agosto de 2008 murió Masanobu Fukuoka, un microbiólogo japonés, que cambió su trabajo en la oficina de control de importaciones vegetales, por un nuevo modelo de trabajo agrícola. Su influencia, por lo que atañe a los mejores resultados, su filosofía, y el menor coste, logró la afluencia de un número muy alto de estudiantes que alquilaban casas en las proximidades de las laderas donde él practicaba su agricultura. El gobierno japonés intentó comprarle en varias ocasiones y con diferentes ofertas la patente de su modo de cultivo. ¿Porqué? si cualquiera puede aprenderlo... 

Al margen de que posea una filosofía de corte oriental, de su aspecto que rememore las películas zen de kung-fú, este hombre es muy sensato. No existe una pieza de su pensamiento que no coincida con la realidad del suelo.

"Mirad este grano. Creo que esta brizna de paja puede originar una revolución. A primera vista, esta paja de arroz puede parecer ligera e insignificante." leer más

6 mar. 2010

una manta de gran grosor

Al hilo del silencio que mantenía hace ya meses, debido a lo fructífero de cuanto estoy aprendiendo del mundo por estos lares, de la mano de personajes que ahondan en nuestra "piel", he aquí un artículo seguramente demasiado específico y sectorial, pero a la vez un dardo en la sociedad de la cual conozco ahora algún aspecto escabroso un poco mejor que bien. Una manta de gran grosor, esconde capas de nuestra forma de vivir.

 Artículo ¿polémico?: Dispendio universitario en proyectos fantasma


Siempre me he preguntado qué impide ver que, en pleno 1700, 1800, 1900, se investigaba, aún con errores (algunos de ellos hoy corregidos, otros no), pero trabajando realmente. Yo sigo y seguiré negándome a digerir borbotones de palabras sin relacionarlas, por sistema, por empujón de la tradición educativa, sin un porqué interior que necesite y pida comprender: si no sentimos necesidad de salir de dudas, nada aprendemos.  Siempre y gratuito estará el pensamiento de "no pierdas el tiempo, no seas tonto", pero no me vale.

las tortugas "bobas"

No lo son (bobas). Estos animales que encontramos en estas costas (bien buceando, cuando caen en alguna red, o varadas en las playas) proceden del mediterráneo oriental o de las costas de Cabo Verde o Florida. La de la foto apareció con una de sus patas cortada por alguna red o, más probablemente por algún predadorcillo. Podría ir a alguno de los pocos centros de recuperación de animales que hay en la costa, y aportar su grano de arena a la reproducción y mejora de estas poblaciones. Están castigadas estas dos últimas décadas por el urbanismo, la contaminación y la pesca. No deja de sorprenderme el hecho de que animales tan lejanos de nosotros en lo familiar biológicamente, provoquen en casi todo persona semejante ternura: puede ser su cuerpo, que dice tanto del carácter de su vida; o sus ojos, inocentes y blandos a la mirada.  leer más

2 mar. 2010

la orilla blanca, la orilla negra


Al hilo de la canción, maravillosa, sugerente, dramática, de Iva Zanicci, voy a dejar un primer recuerdo de las primeras aves que sobrevuelan o sobrepasan el Estrecho de Gibraltar: ha comenzado la migración a las tierras del Norte. Unos de ellos seguirán la costa, otros el interior, y pasarán sobre las iglesias de vuestros pueblos o de vuestras capitales: Cáceres, Madrid, Vitoria, Soria, etc.. Algunos quedarán en estas tierras anidando y trayendo este verano sus hijos a la vida en tierra española (si les dejan); otros lo harán en Francia, en Alemania, en Bélgica, en Noruega, en Inglaterra... Y pasan silenciosa o casi silenciosamente, en grupos, ayudándose, o solitarios: algunos caen abatidos, fatigados por el Levante que les traiciona, o por la fatiga; muchos pasan, y se esconden su primera nohe en el continente en los primeros alcornocales de las sierras béticas más al Sur. No tienen ayuda, más que la de su experiencia y sus genes. Salvo algunos hospitales (como los del Migres) no conocen la seguridad, ni el sueldo, ni posada que no sea la tierra tal como se la encuentran. Seamos hospitalarios. Todos los años nos brindan un espectáculo, que en realidad, resuena. Estos días pasados, entre lluvias y los primeros vientos de Poniente, han pasado unos miles ya: el Jueves se contaban doce mil (no eran los de San Luis) milanos, buitres, halcones, águilas calzadas, algún ratonero. Se dejaron ver algunas avefrías despistadas. Cuando se recupere la atención hacia el sitio del que parte todo cuanto tenemos, empezaremos lentamente a vivir mejor, todos, no solo algunos.

El regalo lo trae diferentemente cada uno de ellos: unos se reúnen, suben, parece estar de conciliábulo, y finalmente se deciden, y arrancan a planear y volar; otros, emparejados como estas cigüeñas, paran a tomar fuerzas; las garcetas,  lugareñas habituadas al ganado que pace por doquier, tienes sus tertulias a media tarde, se limpian, se revisan prudentes, acicalan el plumaje, hasta el atardecer. Los pequeños, los paseriformes, revuelan los campos de aquí a allá, hasta que al anochecer se dirijan a los árboles que les dan cama y cierta seguridad. De eso hablaremos otro día, cuando utilicemos la cámara de noche.


1 mar. 2010

comienza la caza: la primavera

Hola (corto saludo el mío). Espero varias faltas de ortografía, por el tiempo que llevo sin aparecer por aquí.

Pues bueno, tras barro y barro, agua vertical, agua horizontal con viento, nubes de plomo, y arenas movidas por toda la costa, recomienza "esto".

La cadena de temporales que han discurrido gloriosos por la costa suroccidental, han dejado a la vista de todo: grandes masas de arena desaparecieron,  aireando restos ocultos de algunas ánforas (los búcaros que los romanos usaron para manejar el garum) que no se podían ver dormidas bajo las arenas, pero sí intuir; la malla de regatos (llamados canutos) de estas sierras, ha reaparecido húmeda, com sus saltos, cascadas, flora, y el interminable sonido de los anfibios por la noche. Las flores aparecen en primicia ya, en muchos campos, y comienzan a verse los primeros flujos de aves que regresan a la vieja Europa, los milanos, algunos halcones, buitres. También han caído otros en tierra, víctimas del anzuelo, del agotamiento, o de los años que a todo el mundo tocan.
De cualquier modo, llega ya la primavera. Y los primeros rifirrafes entre cazadores y cazados saltan a la vista.  Hoy, en el tejado de mi casita, se encontraban camuflados esperándose los unos a los otros, dos grillos, un gecko, y una culebra bastarda. La situación era graciosa para mí, pero no olvidemos que peligrosa para dos de estos compañeros de viaje. Cuando he intervenido (con un palito le hice unas cosquillas a la culebra) todos se movieron molestos por el nuevo inquilino presente, el más peligroso: yo. Es una belleza  el entender y tener en cuenta la cadena de personajes que componen nuestro mundo. El lugar donde vivo, con los años y un buen aporte de cabeza y sentido común, se convertiría (si no se permite su desaparición) en un recurso atractivo de mucho peso.

Otro día contaré algunas venturas y desventuras, que me parece que he cogido velocidad.

(Pese a las dificultades que me está presentando esta plantilla de blog, podéis pinchar en las fotos, se ampliarán: así pueden verse mejor). Y de regalo, una canción, vieja, que sonaba preciosa ayer por la noche, con una preciosa puesta de Sol: esta.




Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Follow by Email