12 mar. 2010

el alcornocal: intenta mirarlo de otro modo

Partiendo desde la primera sierra frente a Tarifa, hasta el norte de Cádiz, junto a Grazalema, una extensión que esconde una cuantas preciosidades se desparrama por todas las sierras prebéticas. El parque de los Alcornocales. Algunos tramos de la gran cantidad de kilómetros de carreteras que lo recorren -antiguas, de esas que poseen protecciones de cemento en los bordes-, dan acceso a pistas o caminos para introducirse en estos bosques, y es muy gratificante el hacerlo. Esconde en su territorio pueblos pequeños muy españoles, pequeñas vaquerías, prados y crestas de piedra caliza muy montañeras. En algunas fincas, los sarcófagos labrados en piedra hace miles de años, se mantienen dentro de las propiedades, en el patio de alguna casa. Los sotobosques, las riberas de los riachuelos, te pueden obligar a a parar, y fijarte en quienes viven extendiendo sus ramas, o entremezclándolas con las del vecino. El alcornocal es un "caballero" al que merece la pena conocer con calma. (leer más).
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Follow by Email