17 ene. 2010

los ojos del corazón

No puedo remediar fijarme en ciertas cosas, y puede ser una estupidez, no lo niego. Pero lo hago, constantemente.

Ayer acudí a un conciertito que ofrecía la Joven Orquesta de Andalucía. Muy bien dirigida, muy unida, merecedores no de aplausos sino de una sonrisa sincera. Pero a mí se me viene enseguida a la cabeza lo que me dijo el corazón.

Ofrecieron un programa de Leos Janacek, difícil, me arriesgo a pensar que difícil para los asistentes, con una carga de tristeza y una melodía divagante, que no es la propicia para abrir el apetito a nadie. Pero ese era el programa, aún acompañado de dos piezas de Dvorak, poco conocidas. Estoy tentado e inclinado a pensar que es el correr de estos tiempos el que manda: lo deseable es impresionar, no capturar al público. En vez de acercarte y removerlo de su asiento, sentarlo y apabullarlo con prodigios. Si me equivoco, lo siento, pero es lo que me dice el corazón. Al menos podría pensarse en acompañar con piezas que levantan en vilo a cualquiera, así se abren los sentidos. Pero no fue así: era un concierto para críticos. Magistral pero no humano. No critico a esta orquesta, pero me siento lejos de este proceder.

Yo no entiendo la música así. La siento de otro modo: cuando es música, me descentra de donde me encuentre, y me obliga a sentir y viajar con la mente. No creo que un sólo músico haya querido nunca ser magistral (bueno, alguno lo habrá deseado), pero sí habrá sufrido su propia música, la habrá "masticado".  Es una lástima, me pongo en el lugar de un niño, y recuerdo una chica que un día levantó con un bombo, dos platillos y una flauta (en tono de humor), a toda una fila de peques, que le siguieron "con ritmo y con risotadas". Eso, por ejemplo, es música. Qué tiempo perdemos con el complejo de impresionar a los demás. Tán fácil, y tán difícil. No es un curso, ni una empresa, ni una competición, es parte de nuestro lado loco, amable.
Es capaz de despedirte del sitio allá donde estés, de permitirte ir a otro lugar, o pensar en algo que estaba alejado, o ver llanuras, o sentir el frío, lo que a cada uno le mande sentir.

Como contrapunto, esto que sigue es de otro mundo. Si esto no es llorar, ¿qué es? Un regalo que nos hizo a todos Juan Sebastián Bach


"Erbarme dich, mein Gott": "The Matthäus Passion", Maureen Forrester (contralto)

Ten piedad, Dios mío,
ante mis lágrimas.
Ve, mi corazón y mis ojos
lloran amargamente ante tí.
Ten piedad, Dios mío,

14 ene. 2010

blogs, clima y electricidad: nada importante.


Llevamos una buena temporada soportando y enriqueciéndonos al mismo tiempo con todo lo bueno y lo malo de este temporal: el agua necesaria, y las riadas y desbordamientos innecesarios, pero previsibles. En esta simple morada, no ha sucedido más que un continuo chorreo diario, intermitente e imparable, acelerado por el viento, de agua y después más agua. Con él, las interrupciones tan fáciles aquí de la electricidad, se han convertido en un "programa de nochecitas", y como consecuencia de ello, uno que escribe se adaptó a la situación prometiéndose a sí mismo no intentar hacer nada en el ordenador (ni trabajar, ni estudiar, ni escribir) hasta que la venia de los dioses lo diga.

Y ahí estamos, entre apagón y noche, velas y linternas, charcos y paseos, sin tener ni el más mínimo problema. Porque eso no son problemas, claro está. Nada es comparable a la suerte total y definitiva que les ha llegado a algunos miles de personas, porque la Tierra es eso entre otras cosas: el azar de que un estornudo suyo nos lance fuera de todo. Un país (Haití) con casi 10 millones de habitantes, en una superficie equivalente a Galicia asentada sobre una placa que riñe con las que le tocan, sufre el bamboleo de un terremoto, y se queda mirando a la nada. No nos olvidemos de cómo vivimos, como los reyes de los cuentos. Como la princesa en carroza.




9 ene. 2010

la noche fugaz

Hoy le he dado un buen susto a mi compa. Ayer me comí algún huesecillo de conejo a escondidas, correteé demasiado, y claro, como tengo las caderas más estrechas, y un pelín de artrosis, pues ésta noche no podía levantarme. Lloriqueé un poco, y así hasta las 8 de la matin. Esta mañana, he tenido que volver a tragarme mi orgullo, y entrar a la clínica, en brazos, a que me hagan una fotografía (¡qué guapa soy, por cierto!), y allá se le fueron al río los nervios a mi compa cuando vió que no era lo que él pensaba. Genial. Hoy todo mimos, latitas, potajes... guau guau!

De premio, esta noche hemos visto pasar un crucero como un belén bajo una noche de cristal, y varias estrellitas fugaces corriendo por el firmamento. Me lo he pasdo bomba ahora. Ah, y no digáis que, para ser una perra, no soy mala fotógrafa.

Os las dejo, para acercarme un trocito a vosotros. Buenas noches.

7 ene. 2010

Tarifa

Hoy estuvimos mi "compa" de dos patas y yo en Tarifa. Es un trozo de tierra con casa blancas que mira a otro sitio con montañas, creo haberle oído que decía África.
      Dejemos al margen las historias que me cuenta mi amo: que si Guzmán el Bueno defendió la ciudad... que si las torres vigilaban... ya me lo enseñará otras veces. Pero, hoy, cuando me he ido con él (estos humanos son la bomba, no hacen más que andar, luego dicen de nosotros los canes, ¡que correteamos!) me lo he pasado cañón.
 
      He podido husmear en el puerto de Tarifa, aunque hoy no estaban como otros días esos señores que traen pescado (qué rico está: de vez en cuando me dan y... slurp, está rico, rico, rico) y están con mis amigos los ratoneros; me parece que lo llaman lonja.

No nos dejan en paz las 2x2 (dos patas + dos alas), las "gavis": parecen como de plata, pero son descaradísimas. Quería perseguir uno de esos bichos que hacen tuuuuuuuuuuu, pero no me he atrevido a echarme a nadar.
Lo que más me gusta es el cielo que veo, azul, me incita a correr y a juguetear. Sé que mi amo estaba mirando con mucho interés uno de estos sitios, altos, no sé si quiere que nos vengamos aquí, pero parece que está difícil. Pero no me importaría, porque hay un buen rollito en la calle. ¡Cada perrita más guapilla! (Y él también se fija en las suyas, que no me lo oculta, les mira los pantalones, y los andares, no sé, no sé).

     Lo que me da pena es no poder irme a ese farito que vimos, jo: ¡no se puede pasar! pero como mi amo tiene una caradura impresionante, es capaz de decirle a la guardia civil que soy yo la que quiero verlo, para entrar él, claro!

     Lo que más me dice estos sitios que veo es que aquí, mis compis y algunos compis de mi compa, aprovechan todas las cosas bonitas que hay a la vista. Y es que no es para menos.

Bueno, os dejo, que hoy he andado mucho y estoy cansada, a lo mejor duermo en el sofá de mis vecinos, que ponen la estufa de leña estos  días, ¡y se está más bieeeeen!

Guau, adióoos


3 ene. 2010

al concierto

Hoy me ha recordado una amiga, el placer de escuchar a una compleja maquinaria de sonido y sensaciones humana viva, un clímax que no puede repetirse, así que me fui al concierto. Pero a este, que está grabado. ¡Y no es el que más me enamora!, pero, escuchad:







1 ene. 2010

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Follow by Email