13 abr. 2010

rapidez

En la vida hay que ser rápido, y aún así, te puedes ver sin el producto de tu trabajo, porque siempre hay quien está dispuesto a "compartirlo". El eslizón pasará de la despensa de uno a la despensa de otro, en menos de dos minutos.

Follow by Email