5 abr. 2012

la fuente

Estábamos mi amigo Jesús y yo planeando freír un poco de chistorra al aire libre, cuando nos encontramos con que nos habían atrapado el sitio, justo al lado de nuestra preciosa mini barbacoa: en la fuente. Estuvo una compañía entera de abejas visitando ordenadamente la fuente toda la tarde, sorbiendo el agua que escurría de las paredes, supongo que con algo más que con minerales, porque las señoras se colocaban escrupulosamente allá donde destilaba el agua de los musgos, la comunidad de hongos y algas. Tan entretenidas estaban que no nos molestaron ni un ápice. Y eso que podían haberse fijado en quien les tiene alergia, pero respetaron la tarde. Eso es compartir, y educación por su parte.

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Follow by Email